Saltar al contenido

CÓMO MEJORAR LA COMPRENSIÓN LECTORA EN NIÑOS

La comprensión lectora es la capacidad para entender los mensajes de los textos que leemos. Para los niños —al igual que para los adultos—, desarrollar la comprensión lectora es muy importante, pues esto les permite resumir un texto, explicarlo con sus propias palabras y asimilar la información de aquello que leen.

A medida que los niños crecen, los beneficios que ofrece una buena comprensión lectora se van a ir ampliando más allá de la adquisición de conocimientos y de la mejora de las competencias lingüísticas, hasta el punto de influir en el desarrollo de la personalidad (la comprensión lectora es clave para adquirir un criterio propio cuando los niños leen y valoran una información) y en el proceso de socialización.

Por el contrario, la falta de comprensión lectora en los niños es uno de los posibles desencadenantes del fracaso escolar, pues tener dificultades a la hora de leer puede provocar frustración y apatía en el niño.

RECOMENDACIONES PARA MEJORAR LA COMPRENSIÓN LECTORA EN NIÑOS

  • Aprovecha la lectura en familia para pedir a tu hijo que lea en voz alta; es una buena forma de detectar dónde tiene dificultades para poder ayudarle mejor.
  • A veces resulta interesante hacer un resumen de lo que el niño va a leer antes de que se ponga con una determinada tarea, así sabrá de qué trata el libro o texto y podrá centrarse mejor.
  • Cuando leáis, haz preguntas sencillas y básicas sobre lo que el niño acaba de leer, a fin de que él sea capaz de explicarlo con sus propias palabras. En este sentido te aconsejamos empezar con preguntas de contestación cerrada (si o no), para posteriormente ir aumentando la dificultad de las preguntas y, en consecuencia, de las contestaciones que te va a ofrecer. El objetivo de esta práctica es que aprenda a resumir y a explicar lo que lee de manera progresiva, evitando en todo momento la posibilidad de que se frustre.
  • Elige libros adaptados al nivel de lectura, preferencias y gustos del niño. Cuando nos referimos a libros adaptados a su nivel de lectura no nos estamos refiriendo únicamente a su edad. La edad recomendada de un libro no es más que eso, una recomendación, pero siempre teniendo en cuenta que el nivel de lectura no tiene porqué ser el mismo en uno y otro niño de la misma edad.
  • Apóyate en libros con ilustraciones para que asocien el texto a la imagen y puedan comprender mejor aquello que leen. Esto es fundamental sobre todo en sus primeros años como lectores.
  • De vez en cuando, interrumpe la lectura con tu hijo para aclarar conceptos o significados de palabras que creas que no llega a entender. Resalta aspectos de la lectura aunque te puedan parecer obvios, así ayudarás a que el niño interiorice conceptos.
  • Si hay algún fragmento de la lectura que le cause dificultad, releedlo y que intente explicarlo con sus palabras, apoyándole en todo momento con tus explicaciones.
  • Pide que subraye en el texto o apunte las palabras cuyo significado no entienda, para posteriormente animarle a que las busque en el diccionario (también podemos realizar la búsqueda conjunta si aún no está familiarizado con el diccionario). Una buena forma de reforzar el aprendizaje tras buscar la palabra y leer su significado es pedirle que escriba una o varias frases que incluyan las palabras que está aprendiendo; eso enriquecerá su vocabulario y favorecerá la comprensión del texto leído.
No sólo es importante crear el hábito lector en el niño, también es fundamental que comprenda aquello que lee

EL PROCEDIMIENTO CLOZE

Otra forma de mejorar la comprensión lectora es el procedimiento Cloze. Esta herramienta consiste en suprimir ciertas palabras de un texto dejando con ello un espacio en blanco. A continuación, el niño deberá deducir por el texto leído esa “palabra fantasma”. Se trata de un procedimiento muy eficaz para fomentar la atención y la capacidad de deducción de forma amena y divertida.

De todas formas, si crees que tu hijo o hija tiene un problema grave de comprensión lectora, nuestra recomendación es siempre que hables con sus profesores por si requiere de la valoración o intervención de un especialista en la materia.