Saltar al contenido

CÓMO HACER QUE TUS HIJOS ABORREZCAN LA LECTURA

Si, si, lo has leído bien. Esta vez te contamos todo lo que puedes hacer para alejar a los más peques de la lectura y que no quieran ver un libro salvo para hacer con ellos las casas de sus muñecos. Si sigues todos estos pasos, su aversión por los libros está asegurada. Revisa cada punto y piensa en que si ya estás llevando a cabo alguno… Siempre hay algo que mejorar.

Cómo evitar el rechazo a la lectura
Leer es sobre todo entretenimiento y diversión, de lo contrario no tiene sentido.
  • No leas a tus hijos hasta que ellos aprendan a leer en el colegio. ¿Para qué te vas a poner a leer con él si aún no entiende las palabras? Es una pérdida de tiempo.
  • Premia a tu hijo con ver la televisión después de obligarle a leer un libro. Así entenderá que leer es un castigo.
  • Oblígale a leer para que aprenda gramática y vocabulario, que la lectura no tiene que ser divertida, sólo formativa.
  • Muéstrale los verdaderos libros, los de texto, nada de ilustraciones y mucho menos los cómics, que no son libros, ¿verdad?
  • Pon a su disposición únicamente libros para adquirir conocimientos, que no pierda tiempo leyendo ficción o fantasía.
  • Todo libro tiene su moraleja y enseña una lección. Pídele que te cuente la moraleja de cada libro que lea, ya que tiene que aprovechar el tiempo. Leer por placer y diversión no es la mejor opción.
  • Obliga a resumir cada libro en un cuaderno donde tenga la lista de los libros que ha leído, los que está leyendo y los que tiene que leer. Debe aprender a tener un estricto orden y control de todo libro que pasa por sus manos.
  • Corta su tiempo de juego, tiene que aprovechar para leer y si siempre son libros relacionados con lo aprendido en el colegio, mejor.
  • Los libros forman parte de su educación, es mejor evitar libros de fantasía, ficción o aventuras. Compra únicamente libros de los que pueda sacar partido aprendiendo geografía, historia, matemáticas o lenguaje.
  • Si ves que tu hijo está muy inquieto y no te deja de dar la brasa, amenázale con llevarlo a la biblioteca. Eso sí, si se empieza a portar bien, premia su conducta dejándole un rato la Tablet.
  • Cuando vayáis a comprar un libro que elija el de mayor calibre, que son los que tiene que leer, porque un niño tiene mucho tiempo libre; los libros más finos son para niños que no saben leer.
  • Si en algún momento le oyes leer en voz alta, interrumpe su lectura y remarca sus errores. Debe aprender a leer bien desde un principio.
  • No respetes su criterio a la hora de elegir un libro. Son niños y los niños no saben lo que es mejor para ellos, elige tú la temática que debe leer en cada momento.
  • Échale en cara que no le gusta leer y si hay gente delante, mejor. Seguro que de la vergüenza que le da, se convierte en un ávido lector.
  • Dale buenos sermones con los beneficios de la lectura, lo mismo empieza a leer para no escucharte más.
  • No acumules libros, con que tengan un par es suficiente. ¿Para qué tener más libros si no se los va a leer? Si quiere varias opciones de lectura que vaya a la biblioteca y los saque gratuitamente. Invertir en libros es tirar el dinero.
  • Explícale que tiene que leer a diario como mínimo 5 páginas o media hora. Le encantará esta nueva actividad extraescolar. Porqué leer tiene que ser su obligación como estudiar todos los días un poco, la lectura no es para divertirse y relajarse, tiene muchas cosas que aprender.

Como hemos comentado al principio del artículo, redactamos este texto para que reflexiones si te sientes identificado con alguno de los puntos. Inculcar el hábito de la lectura en tus hijos es, a veces, una difícil tarea y es muy fácil cometer errores sin darnos cuenta. Esperamos que este artículo te ayude a identificar si estás cometiendo uno de esos errores y estés a tiempo de subsanarlo.